fbpx
Qué es y cómo puede ayudarte brainspotting en la superación de traumas

Qué es y cómo puede ayudarte brainspotting en la superación de traumas

En el transcurso de la vida son muchas las situaciones de estrés que pueden provocarnos serias lesiones emocionales, tanto en experiencias traumáticas, como un accidente o la muerte de un ser querido, como en experiencias acumulativas, pequeños y sucesivos acontecimientos que pueden ir minando nuestro equilibrio emocional.

El brainspotting es una técnica que nos permite aliviar las consecuencias de ese desgaste emocional (angustia, tristeza, ansiedad, ira, entre otros) de una forma eficiente y relativamente rápida.

¿Qué es el brainspotting?

El nombre de la terapia brainspotting tiene su origen en la lengua inglesa: brainspot significa “punto cerebral”. Este innovador método psicológico aborda el sufrimiento emocional en profundidad y de una manera transformadora, ayudando a las personas a superar las lesiones emocionales que puedan sufrir por diferentes sucesos traumáticos.

Técnica descubierta en el año 2003 por el reputado psicoterapeuta David Grand, quien al aplicar a sus pacientes la terapia EMDR, se dio cuenta de que al reducir sus movimientos oculares les permitía procesar sus experiencias traumáticas con un menor impacto, de una forma más contenida. Las personas mostraban inusuales reacciones reflejas cuando sus ojos se mantenían en ciertas posiciones.

De esta forma nació la actualmente popular terapia brainspotting, método que busca la conexión de las reacciones físicas y emocionales con acontecimientos traumáticos de su pasado, identificando el “punto cerebral” con el objetivo de liberar las emociones que se encuentren bloqueadas.

 

brainspotting traumas terapia y coaching en madrid y online

Experiencias traumáticas bloqueadas en el cerebro

Muchas experiencias negativas se quedan grabadas en el circuito neuronal, transformándose en traumas que nos desequilibran física y emocionalmente.

Estudios realizados por la Universidad de Harvard demuestran que las experiencias traumáticas que no han sido adecuadamente procesadas se graban en el cerebro, activando la corteza visual y, especialmente, la amígdala, que es el núcleo del miedo. Sin embargo, cuando son procesadas adecuadamente activan el área de Broca, que es la responsable de nuestro lenguaje, pasando a formar parte de nuestra experiencia narrativa.

El brainspotting se basa en que las distintas posiciones de los ojos están relacionadas con una específica actividad neuronal y con una experiencia interna, por lo que, si mantenemos nuestra mirada en una determinada posición, la actividad neuronal se ve favorecida, consiguiendo un reprocesamiento emocional y cognitivo más profundo.

Explicado de una forma más sencilla: la memoria se reajusta sin que las personas experimenten altos grados de ansiedad y angustia, algo que sí ocurre en otras técnicas y métodos terapéuticos más tradicionales.

Cuando los conflictos más intensos, se superan, dejan una sensación de seguridad y tranquilidad de que no se perturba fácilmente. Son sólo estos intensos conflictos y su conflagración lo que se necesita para producir resultados valiosos y duraderos. Carl Jung

Cómo se aplica el brainspotting

En una sesión de brainspotting el terapeuta facilita los movimientos oculares, guiándose por las indicaciones del paciente sobre las posiciones en las que experimenta una mayor angustia o ansiedad, o bien a las reacciones inconscientes o reflejas que muestre, hasta identificar el “punto cerebral”.

Con el “punto cerebral” localizado, el terapeuta accederá a los niveles más profundos de las experiencias del paciente que hayan podido generar esas emociones negativas. El paciente ha de mantener la mirada fija, concentrándose en sus imágenes, pensamientos y emociones, en lo que es conocido como “Atención Focalizada”.

El terapeuta, atendiendo a las diferentes reacciones, guiará al paciente en la búsqueda del reprocesamiento del trauma y en la liberación de la carga emocional.

terapia brainspotting neurociencia para mejora tu vida personal y profesional, expansion de la creatividad, trauma en el deporte, bloqueos emocionales.

Conflictos emocionales que pueden ser tratados con terapia brainspotting

El brainspotting es muy útil para tratar conflictos emocionales, especialmente aquellos que conjuguen componentes físicos y emocionales. Estos son algunos de los más comunes:

✔︎ Manejo de emociones bloqueadas.

✔︎ Rendimiento deportivo.

✔︎ Conflictos del habla.

✔︎ Expansión en la creatividad.

✔︎ Dolor crónicos.

✔︎ Fobias.

✔︎ Miedos escénicos.

✔︎ Ansiedad.

✔︎ Adicciones.

✔︎ Trastorno de estrés postraumático.

Diferencias entre brainspotting y EMDR

Estas exitosas terapias tienen una misma base, pero muestran diferencias en su praxis.

Ambas buscan reconciliar cuerpo y mente, aunque su diferencia fundamental es la estimulación auditiva, que en el caso del brainspotting es latente durante todo el transcurso de la sesión, mientras que en el caso de la EMDR se realiza mediante la alternancia de diferentes sets sonoros.

Ambas técnicas son complementarias, siendo recomendable comenzar con la EMDR para, posteriormente, pasar a la técnica brainspotting.

 

 

Sin lugar a dudas el brainspotting es la técnica más en boga en la actualidad, por su enfoque holístico en el tratamiento de traumas encapsulados y su alto grado de éxito entre pacientes de toda edad y condición. Todos somos susceptibles a padecer nervios, crisis y malestar, pero también tenemos los recursos para poder superarlos y crecer en todos los sentidos.

Empieza hoy reprogramando tu mente subconsciente. ¡Así de fácil!

Siembra semillas de grandeza a nivel subconsciente con el método MindJung.

mente subconsciente creencias limitantes reprogramar mente terapia

El cambio comienza en tí. Hoy es el día, porque el futuro empieza hoyy desde tus circunstancias actuales. Concédete unos instantes para cambiar tu realidad.

Cristina Díaz-Tendero

Coaching Teleológico y Mindjung

Otros artículos de interés

Cuáles son las 9 cualidades de una persona resiliente

Cuáles son las 9 cualidades de una persona resiliente

Se llaman cualidades a las características que definen a algo o a alguien. Pueden referirse tanto a aspectos físicos como a aspectos personales, refiriéndose en este segundo caso a las características positivas. Las cualidades de una persona pueden ser muchas, siendo en muchas ocasiones complementarias. Se relacionan con las capacidades, el carácter y la personalidad.

Las cualidades de una persona están interrelacionadas, y pueden ser tanto adquiridas como naturales o innatas.

Qué es la resiliencia

La resiliencia es la capacidad de adaptación a situaciones adversas que tiene un ser humano, tanto en el ámbito individual como en el familiar, comunitario y cultural.

La resiliencia se relaciona con la capacidad de triunfar, de tener éxito, ante situaciones de estrés.

Las cualidades de una persona para alcanzar un alto grado de resiliencia son numerosas, interrelacionándose y complementándose unas a otras.

9 cualidades de una persona resiliente

El mundo rompe a todos, y después, algunos son fuertes en los lugares rotos. Ernest Hemingway

Cualidades de una persona resiliente

Las cualidades de una persona resiliente pueden resumirse en las siguientes.

Autoconocimiento y autoestima

Cualidades muy relacionadas entre sí.

El autoconocimiento se basa en saber cuales son las principales habilidades y fortalezas, así como las debilidades y limitaciones, con el objetivo de poder marcarse metas realistas y objetivas en la vida, siempre teniendo presentes los aspectos que se deben mejorar. Esto conlleva un aumento de la autoconfianza y la autoestima.

En un plano más concreto, una persona resiliente sabe pedir ayuda en caso de necesitarla y la importancia que conlleva trabajar en equipo.

Empatía

La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar de otra persona, de comprender las causas de su comportamiento, y de actuar en consecuencia. Una persona empática sabe cómo dar y recibir afecto y con eso aumenta su red de relaciones sociales, una de las bases del éxito en todas sus vertientes.

Autonomía

La autonomía personal viene en muchas ocasiones de la propia autoestima, haciéndonos conscientes de que podemos influir en el devenir de nuestro entorno con nuestras propias decisiones, y permitiéndonos actuar y resolver conflictos y adversidades.

Creatividad

Una persona resiliente tiene la suficiente creatividad como para transformar las derrotas en victorias, o al menos en nuevos caminos a explorar. De nada sirve lamentarse por lo que se ha perdido, es mejor recoger los restos del naufragio y con ellos crear una nueva realidad.

Enfoque positivo ante la adversidad

Nada se consigue lamentando las situaciones adversas. Hay que pensar que las victorias son pasajeras, pero que los fracasos nos permiten adquirir una experiencia y un conocimiento que nos durará toda la vida. Solo se equivoca quien hace muchas cosas, y solo haciendo muchas cosas se triunfa en la vida. Es el ciclo del éxito.

Carpe diem

Aprovecha el momento. El pasado no se puede cambiar y el futuro aún no existe. Una persona resiliente vive en el aquí y en el ahora, disfrutando del tiempo presente e intentando solucionar los problemas actuales, sin lamentar los errores anteriores ni angustiarse por las incertidumbres que puedan surgir en el mañana.

Flexibilidad y Perseverancia

Una persona con cualidades resilientes siempre tendrá sus objetivos claros, persiguiéndolos con perseverancia, pero teniendo la suficiente flexibilidad para no caer en la obstinación. Es importante tener claro el camino que se quiere seguir, pero lo que no se puede hacer es darse cabezazos contra un muro cuando se encuentra. Hay que ser los suficientemente flexible como para rodearlo de alguna manera. Es aquí donde hay que echar mano de la creatividad.

Como ves, las cualidades de una persona resiliente siempre están interrelacionadas.

Sociabilidad

Las personas resilientes no solo saben crear una red social cultivando amistades, sino que saben rodearse de personas positivas que sean como un viento de popa que los impulse, y no un ancla que los lastre.

Tolerancia a la frustración y a la incertidumbre

A una persona resiliente le suceden las mismas contrariedades que a cualquier otra (cuando llueve, llueve para todos), pero es capaz de afrontarlas con autoconfianza y autonomía, lo que le otorga un alto grado de tolerancia a la frustración. Incluso llegando a rozar esa frustración sabe encontrar el apoyo en su entorno social para vencer cualquier incertidumbre que le pueda rondar.

En resumen, las cualidades de una persona resiliente pueden resumirse en la frase que el gran Tom Hanks se repetía a menudo en la maravillosa y múltiples veces premiada película Philadelphia, en la que, ante los graves problemas que debía afrontar, susurraba incesantemente para sí mismo: Todo problema tiene solución, todo problema tiene solución….

El cambio comienza en tí. Hoy es el día, porque el futuro empieza hoyy desde tus circunstancias actuales. Concédete unos instantes para cambiar tu realidad.

Cristina Díaz-Tendero

Coaching Teleológico y Mindjung

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar